Usamos cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Tú también puedes mejorar la vida de más de 7 millones de personas al marcar la casilla 106 de Actividades de Interés Social en tu declaración de la Renta. Marca la X Solidaria. Practica la #Rentaterapia.

Administraciones públicas

El día 9 de noviembre se ha publicado la nueva Ley de Contratos del Sector Público en el BOE

El día 9 de noviembre de 2017, coincidiendo con la festividad de la Virgen de la Almudena en Madrid, ha sido publicada la nueva Ley de Contratos del Sector Público en el BOE: la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, por la que se transponen al ordenamiento jurídico español las Directivas del Parlamento Europeo y del Consejo 2014/23/UE y 2014/24/UE, de 26 de febrero de 2014. Dicha ley entrará en vigor el 9 de marzo de 2018.

El panorama legislativo al que se refiere ha sido denominado como «Estrategia Europa 2020», dentro de la cual, la contratación pública desempeña un papel clave, puesto que se configura como uno de los instrumentos basados en el mercado interior que deben ser utilizados para conseguir un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, garantizando al mismo tiempo un uso con mayor racionalidad económica de los fondos públicos.

Ha sido en este marco de cambios donde ha tenido lugar el correspondiente a la Ley de Contratos del Sector Público, cuya justificación principal se ha basado en la exigencia de incorporar a nuestro ordenamiento una nueva disposición comunitaria, como fue la Directiva 2004/18/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 31 de marzo de 2004, sobre coordinación de los procedimientos de adjudicación de los contratos públicos de obras, de suministro y de servicios.

Con esta normativa, la Unión Europea ha dado por concluido un proceso de revisión y modernización de las vigentes normas sobre contratación pública, que permitan incrementar la eficiencia del gasto público y facilitar, en particular, la participación de las pequeñas y medianas empresas (PYMES) en la contratación pública, así como permitir que los poderes públicos empleen la contratación en apoyo de objetivos sociales comunes.

La normativa amplía las cláusulas sociales y dicta los criterios de adjudicación del contrato, que incluyen aspectos como la accesibilidad, el diseño universal o las características sociales.  Éstas se referirán, entre otras, al fomento de la integración social de personas con discapacidad, personas desfavorecidas o miembros de grupos vulnerables entre las personas asignadas a la ejecución del contrato y, en general, a la inserción sociolaboral de personas con discapacidad o en situación o riesgo de exclusión social.

Además, velará por promover el empleo de personas con especiales dificultades de inserción en el mercado laboral, en particular de las personas con discapacidad o en riesgo de exclusión social.

Entre las novedades con respecto a la legislación vigente destaca la aceptación expresa de la concertación social como modalidad no contractual de gestión de servicios públicos de carácter social por parte de entidades no lucrativas del Tercer Sector.   

 

©2017 Plataforma de ONG de Acción Social | www.plataformaong.org