Esta web incluye contenido para personas sordas

COMUNICACIÓN

Noticias

"La principal fortaleza de las lenguas de signos es que son indispensables e insustituibles"

• La lingüista sorda María Luz Esteban, profundiza en el conocimiento de las lenguas de signos, su estatus, y su importancia en la comunidad sorda durante un webinar de la CNSE

18/11/2020

La Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE) ha publicado en su página web el webinar "Introducción a la perspectiva sociolingüística de las lenguas de signos" que el pasado viernes impartió la lingüista sorda y directora del CNLSE (Centro de Normalización Lingüística de la Lengua de Signos Española), María Luz Esteban. Este webinar, de carácter abierto y participativo, congregó a cientos de personas interesadas en profundizar en el conocimiento de la lengua de signos, su estatus, y su importancia en la comunidad sorda.

La directora del CNLSE comenzó su intervención repasando los numerosos trabajos científicos que avalan que, aunque diferentes a las lenguas orales en cuanto a su producción y comprensión, las lenguas signadas son lenguas naturales que cumplen las mismas funciones que cualquier otra lengua oral y se estructuran en sus mismos niveles lingüísticos. Una labor investigadora que para Mariluz Esteban es “fundamental para comprender cómo funcionan las lenguas de signos”, si bien, “no debe dejar al margen a quienes las utilizan”. En este sentido, destaca el enorme avance que supone el corpus de la lengua de signos, un repositorio que recaba y secuencia muestras de conversaciones signadas por las propias personas sordas en un contexto natural, lo que permite a la comunidad científica estudiar y documentar su evolución. “Es un deber de la comunidad científica devolver esta información a la comunidad lingüística, para que esta a su vez, pueda compartirla con el resto de la sociedad”, apunta la lingüista.

Durante el webinar, María Luz Esteban puso de relieve que más allá de permitir a las personas sordas entender, percibir y valorar el mundo que les rodea, la lengua de signos es depositaria de un valor identitario, de una cultura, y de una comunidad. “Existe un elemento biológico que tiene relevancia en la conformación de la identidad y que sigue una perspectiva de promoción de la lengua de signos, y lo que en principio es una limitación se convierte en una posibilidad gracias a la adaptación creativa humana”. Para Esteban, el trinomio biología, lengua y cultura configura a este colectivo como una minoría lingüística y cultural con características propias, tal y como reconoce la ONU en su informe sobre los derechos de las minorías: “El uso que las personas sordas hacemos de nuestra lengua, la convierten en indispensable e insustituible”.

En cuanto a su protección legal, la directora del CNLSE reconoce que, aunque en España su tratamiento legislativo es diverso, coincide en la necesidad de promover la enseñanza y la protección de las lenguas de signos y garantizar la libertad a elegir y usar estas lenguas en cualquier ámbito. Un reconocimiento explícito de los derechos lingüísticos de sus usuarios que según argumenta, no siempre se traslada a la práctica: “Es necesario avanzar hacia un mayor uso público de las lenguas de signos que se traduzca en una mayor presencia de estas, y por ende en una mayor protección legal y administrativa con un soporte económico y de recursos suficiente”.

En este sentido, María Luz Esteban anima al movimiento asociativo de personas sordas a seguir luchando y trabajando como hasta ahora en la normalización de las lenguas signadas, y en la construcción de un marco normativo que las sitúe en la misma posición que las lenguas orales: “Tenemos que impulsar el valor de la lengua de signos, porque es lo que realmente nos empodera”.

< Volver